jueves, 12 de febrero de 2015

Historia de una Levenwick centrifugada!

Por allá en 2012 acabé este diseño de  Gudrun Johnston, quedó una rebeca bastante mona y calentita. En 2014 perdí algo de peso y ya no me quedaba tan mona:
Con bolsas por todos lados, un desastre, pensé en deshacerla y tejerla otra vez pero me daba mucha pereza. Así que la última opción era meterla a 40º en la lavadora y cruzar los dedos.
Los debí de cruzar muy bien porque me queda al cuerpo, ya solo falta colocarle de nuevo los botones que faltan. He quedado muy contenta.




4 comentarios:

Anónimo dijo...

Toma cuerpo serrano que se gasta mi sorprendida!

Que sepas que te voy a tejer unos calcetines llenos de amor!

Sagra dijo...

Ainsss ya decía yo que no te ponías en contacto conmigo!! Quién serás, quién serás! jajaja Los calcetines llenos de amor molan más, sin duda!

elblogdemiso dijo...

Cuando necesite suerte ya sé a quién voy a avisar para que me cruce los dedos!!! Te ha quedado canela!

silencioestoycontando dijo...

Preciosa Sagra!!!! Ha quedado perfect!!!