jueves, 17 de julio de 2014

Nada que ver con el punto...


Desde hace un tiempo le estoy encontrando el "punto" a  salir en bici. Todo empezó el 17 de Mayo, cuando fui a una ruta nocturna de 30 kms (Utrera-El Palmar-Utrera) Esa noche conocí lo que era el sufrimiento de verdad, lo que era desear bajarte de la bici en plena cuesta. Me quedé la última la mayor parte del camino. Pero lo importante era terminar. Y terminé, con la lengua fuera, pero terminé.

Terminas cansadísima, pero con ganas de repetir y mejorar. Desde entonces, no he dejado de salir todos los fines de semana en bici, rutas más largas, más cortas.
Con mi animador personal, Medina, que se baja de la bici cuando me fallan las fuerzas y me anima de una manera que parece que me impulsa hacia la cima, me da consejos para mejorar, que si la respiración es muy importante, cambiar de piñón a tiempo, recuperar fuerzas en las bajadas...


La siguiente meta era no quedar la última en la siguiente ruta nocturna. (Utrera-.Alcalá de Guadaira-Utrera) 50 kms. No solo no terminé la última si no que me quedé con ganas de más, más o menos llevé el camino bien, disfruté mucho de la experiencia, de noche se ve todo distinto. Alumbrados por la luna llena y algunas linternas, hubo un momento en el que todos apagamos las luces, se veía perfectamente, impresionaba mucho ver tantos ciclistas en la oscuridad, fue bonito.


Y sigo entrenando... Y sigo con ganas de más... El siguiente objetivo???...